¿Para qué sirven las derrotas?

Hoy nuestros chicos del infantil han recibido un fuerte correctivo contra un equipo muy superior. Quien era el equipo adversario y cual ha sido el resultado es lo de menos. Lo importante es la actitud que tomamos ante el fracaso. Del mismo modo que no nos cuesta nada celebrar las victorias, debemos realizar una lectura positiva de las derrotas. Reconocer nuestras limitaciones y analizar los errores cometidos. Estos nos ayudarán, además de a superar la frustración, a encontrar las soluciones más adecuadas y a crearnos nuevas metas y objetivos. Serán, en definitiva, la base sobre la que construiremos nuestro camino hacia el éxito. Pero nunca debemos olvidar que este es pasajero y que muchas veces enmascara nuestros propios errores. Las enseñanzas del éxito son efímeras, por el contrario, las enseñanzas de las derrotas, permanecen, porque si las superamos, nos hacen más inteligentes, más fuertes. En definitiva, ¿para qué sirven las derrotas? Para aprender de nuestro entorno y de nosotros mismos. 1-2-3…ABQ! #yosoyABQ.