Valores

  1. COMPROMISO

Asistimos a todos los entrenamientos y partidos. En caso contrario, avisamos con la mayor antelación posible al entrenador para que pueda planificar el entrenamiento o el partido

El compromiso es el deber y la obligación que como equipo hemos contraído con el resto de mis compañeros y con el entrenador para la correcta celebración de los entrenamientos y partidos.

Acudir a todos los entrenamientos nos permite realizar los ejercicios de preparación adecuados y no entorpecer nuestro progreso ni el de nuestros compañeros.

Del mismo modo, acudir a los partidos nos permite poner en práctica como equipo todo aquello que hemos aprendido durante los entrenamientos.

Ausentarse, o no notificarlo con tiempo suficiente, de los entrenamientos y/o partidos,  entorpecerá el adecuado progreso de todo el equipo.

  1. PUNTUALIDAD

Estamos preparados con la equipación de entrenamiento o partido 10 minutos antes del inicio del mismo. Para los partidos en los que haya desplazamiento previo, estamos 10 minutos antes en el punto de encuentro

La puntualidad es el cuidado y la diligencia de llegar a los entrenamientos y partidos a la hora convenida.

Es la actitud que dota a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo y ser merecedores de confianza.

La falta de puntualidad habla por sí misma pues, de ella, puede inferirse con facilidad la escasa o nula organización de nuestro tiempo y la falta de planificación en nuestras actividades.

  1. UNIFORMIDAD

Acudimos a los entrenamientos y partidos con la indumentaria necesaria para el desarrollo de los mismos. Somos especialmente cuidadosos con la equipación de partido

La uniformidad es el cuidado de prepararnos adecuadamente con la indumentaria necesaria para la realización de los entrenamientos y la celebración de partidos.

La equipación de partido es la indumentaria del equipo. El traje de juego con los colores que nos definen como equipo.

Tenemos especial cuidado en el mantenimiento y conservación del mismo.

Indumentaria básica para entrenamientos: zapatillas de deporte, calcetines, pantalón corto, camiseta, sudadera, chándal.

Indumentaria de partidos: zapatillas de deporte, calcetines, pantalón corto de equipo, camiseta de equipo, sudadera de equipo, chándal.

Queda prohibido el uso de pulseras, relojes, cadenas, anillos, pendientes, percings, etc. En la celebración de entrenamientos y/o partidos. Podemos causar una lesión a nuestros compañeros o a nosotros mismos. 

  1. RESPETO

Somos respetuosos con los compañeros, el entrenador, los árbitros y los rivales. Así como con el material que se usamos en los entrenamientos y partidos, y con las instalaciones deportivas donde se desarrollan

El respeto es el reconocimiento que hacemos de las cualidades de los demás. La deferencia hacia aquellos que son distintos a nosotros y el correcto comportamiento que ponemos en no ofenderles.

También es respeto el cuidado con el que tratamos el material de entrenamiento y partidos.

Respeto es acatar las reglas en las que se basa el juego, así como las decisiones tomadas por árbitros y entrenadores,

  1. COMPAÑERISMO

Somos un gran equipo, ayudamos siempre a nuestro compañero, dentro y fuera de la pista. En caso de conflicto con un compañero, se lo comunicamos al entrenador

El compañerismo es el vínculo, la armonía, la correspondencia, la buena relación que existe entre compañeros.

Como equipo, trabajamos juntos con el fin de conseguir un objetivo común, por lo tanto, nos ayudamos para conseguir dicho objetivo.

Los problemas los resolvemos entre todos, y si no es posible pedimos ayuda a nuestro entrenador.

  1. HUMILDAD

Acatamos y cumplimos con las indicaciones de nuestro entrenador; confiamos en su criterio para mejorar como jugador y como equipo

La humildad es la virtud que consiste en el conocimiento de nuestras propias limitaciones y debilidades.

Es obrar con rectitud de acuerdo con este conocimiento.

Humildad es reconocer nuestros fracasos, no presumir de nuestros logros, y actuar sin arrogancia y ni exceso de orgullo.

  1. HONESTIDAD

Reconocemos las derrotas con deportividad y nos alegramos de las victorias sabiendo que siempre se puede mejorar. Desaprobamos las acciones antideportivas de nuestros rivales, entrenadores, compañeros e incluso del público

La honestidad es la virtud de actuar de forma justa y recta.

Desempeñamos nuestro trabajo en entrenamientos y partidos de forma competitiva, pero siempre con deportividad.

No actuamos de forma indecorosa, ni incumplimos las reglas.

Acatamos los resultados con deportividad aunque estos sean adversos.

Honestidad es reconocer que siempre podemos mejorar.

  1. IMPLICACIÓN

Trabajamos y nos esforzamos para mejorar individualmente y como equipo. En los partidos, desde el banquillo, animamos a nuestros compañeros

Formamos parte activa del equipo, nos esforzamos con actitud positiva en el desempeño de nuestro trabajo en entrenamientos y en partidos.

Ayudamos a mejorar a nuestros compañeros en los entrenamientos y en los partidos.

Facilitamos la labor del entrenador en la preparación de los diferentes ejercicios, así como en el mantenimiento y cuidado del material y en el transcurso de los partidos. 

  1. DIVERSIÓN

Disfrutamos jugando al baloncesto. Además de mejorar como jugadores, nos ayuda a mejorar cómo personas

La diversión es un pasatiempo que nos ayuda a estar más felices.

Practicamos baloncesto porque nos hace sentir mejor.

Es una actividad que nos gusta y nos entretiene. Nos hace pasar un rato muy agradable.

Es bueno para nuestra salud, ejercitamos el cuerpo y también la mente, por lo que nos hace mejorar como personas. 

  1. ENTRENAMIENTO INVISIBLE

Tenemos hábitos saludables, acompañamos la actividad física con una alimentación sana, con una buena higiene y con el descanso necesario

El entrenamiento invisible es el entrenamiento que llevamos a cabo de forma pasiva a través de los hábitos que conducen a los correctos desarrollos tanto muscular de una forma armónica y fisiológica, como mental desde el punto de vista psicológico.

La correcta alimentación, la correcta higiene y el descanso necesario son tres de los pilares en los que se apoya el entrenamiento invisible.

Aprendemos a conocer los alimentos y tener hábitos sanos en la alimentación que nos permitan recargar nuestras energías de cara a la práctica del deporte y la actividad diaria.

Somos conscientes de que una buena higiene nos hace sentir mejor, previene enfermedades y nos ayuda a estar más sanos.

Descansamos las horas que sean necesarias, tanto para recuperarnos de la actividad deportiva, como de la actividad diaria.